nav-left cat-right
cat-right

Vida Vs. Muerte

¿Qué, qué es la muerte? Para poder entender ¿qué es la muerte en profundidad realmente? hemos de contestarnos ¿qué es la vida?

Valami meghal, valami születik...
Imagen: Valami meghal, valami születik… flickr:kikasz/2793151422

Cuando nos hacemos la pregunta de qué es la vida, si realmente la observamos con suficiente profundidad, vemos que es una pregunta de dimensiones Cósmicas y que debemos empezar desde una perspectiva lo más experimental posible para que nos sirva en las cuestiones de la vida diaria.

Así que en el momento en el que nosotros nos formulamos esta pregunta de qué es la vida, hemos de comenzar en el punto que más nos interesa que somos nosotros mismos. Es decir que hemos de saber observar la vida desde la perspectiva del ser humano, aunque el conocimiento espiritual considera que todo lo que existe está vivo, son diferentes grados de expresión de la vida. Para detectar la vida partimos de una premisa, partimos de una hipótesis de trabajo muy experimental y es que la existencia de una cierta actividad en la forma, en la materia, cuando existe esa actividad decimos: esto es el testimonio de que existe vida. Donde quiera que miremos si sabemos mirar podremos ver que existe actividad. Actividad sinónimo de movimiento. Movimiento sinónimo de vibración. Donde existe vibración, donde existe movimiento, donde existen fuerzas en operación, donde hay expresión de energía, donde quiera que miremos eso es una manifestación de la vida.

Así que nuestra perspectiva va a través de estas premisas, como hipótesis de trabajo para entender como estamos formados. Que un ser humano realmente ¿qué es? y cuando entendemos lo que es un ser humano en una cierta medida podemos encontrar las correspondencias en el cosmos entero en el universo entero. Y de estas correspondencias y de esta perspectiva de lo que nosotros realmente somos derivamos los aspectos prácticos que nos permiten enfrentar la experiencia de la muerte desde una perspectiva iniciática. Dicho de otra manera más simple, si no tenemos un mínimo conocimiento de cómo estamos formados no podemos entender cómo es la experiencia de la muerte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *