nav-left cat-right
cat-right

Viajando con Anubis (final)

anubis-239536_1920

.

Recordé el dibujo de Mateo y contacté con el estado que me evocó entonces y surgió una emoción triste, al recordar mi vida y mi relación con ese ser. No pude mas, que agradecerle su presencia en la vida pues me había acompañado, había creado la fantasía que calmaba mis temores. Lo use como analgesia cuando me dolía el cuerpo, fue un compañero costoso, molesto y persistente en muchas ocasiones, pero aquí no lo necesitaba: debía abandonarlo a su suerte. Entendí entonces su presencia imponente: su actitud agresiva. La amenaza era yo puesto que su existencia dependía totalmente de mí y él no quería desaparecer. Mi abandono, suponía su disolución.

.

5
Ante el yo perdía fuerza: entraba por momentos en un estado de adormecimiento y sopor.
Peleaba por mantenerme despierta y resolver la situación. La compasión hacia él y hacia mí misma, hizo el trabajo.
Aparecieron más seres de esta guisa, a algunos los reconocí fácilmente. A otros me costó más: diría que tuvieron que darme la pista. Algunos se disolvieron, a otros fueron apartados por seres luminosos. A estos sabia que los volvería a encontrar. La fuerza que me recibió al dejar el cuerpo me estaba ayudando: me daba una oportunidad y se me permitió continuar. La convicción, el deseo y la llama encendida en el corazón eran mi fuerza.
Pude llegar al lugar de luz, un lugar, pleno de colores como nunca antes había podido percibir. Allí sentí un desdoblamiento, por un lado era luminosa y radiante y recibía la luz que me rodeaba y me confundía en ella. Por otro, oscura y opaca, pues la luz no penetraba en el ser que era. Confundida, esperaba que el Ser que me estaba ayudando apareciera. Pero esto no sucedió: estaba sola y, ante mí, la luz que me envolvía tomo forma.
Comprendí el significado de esos dos seres en que parecía me había convertido. En realidad era solo uno: yo. Ante aquel ser luminoso, la verdad de mi ser se mostraba ante él, cuyo aspecto cambió a un color verde inmenso. Finalmente atrajo las dos partes en que me había dividido y las unió.

Fin.

.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *