nav-left cat-right
cat-right

No tiene importancia…

Buda mano

     

     Para el Maestro que ha trascendido la noción dualista de la vida y de la muerte, la destrucción del envoltorio físico, que tanto entristece al no iniciado, es de poca importancia. Pues sí, para un Maestro, el cual su desenvolvimiento de consciencia y su alto grado de espiritualidad le han permitido trascender estos conceptos, el hecho de perder su cuerpo físico es de poca importancia.

   Para nosotros, entendiendo el común sentir de la gente, es una catástrofe. Si tenemos la oportunidad de encontrarnos con diferentes Maestros espirituales verdaderos, personas que consideremos como individuos que expresan altos grados de espiritualidad y les preguntamos acerca de la experiencia de la muerte, seguramente veremos que, todos ellos sin excepción, coinciden en los mismos puntos de vista. Y esos puntos de vista tienen una gran relevancia en su existencia. La pérdida de su cuerpo físico no les entristece en absoluto.

     Un hecho que al no-iniciado entristece mucho, tanto si se trata de su propio cuerpo como si se trata del cuerpo de un ser querido. La experiencia se suele vivir como una verdadera pérdida. Pero el Iniciado, el Adepto, el Maestro, no lo vive de esta manera. Y este hecho es uno de los rasgos que define la Maestría espiritual. En otras palabras: Nadie pude llegar a ser un Maestro espiritual o un Adepto si no tiene estas características de Consciencia en relación a la experiencia de la muerte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *